El trabajo doméstico de hombre es pagado con un diferencia superior de mil pesos al del femenino.

El trabajo doméstico de hombre es pagado con un diferencia superior de mil pesos al del femenino.

El salario de los hombres domésticos es superior al de las mujeres en México

El salario de los hombres domésticos es superior al de las mujeres en México

El trabajo domestico masculino lleva mejor salario que el realizado por las mujeres en los hogares de México; es así como el hombre que es contratado para que cumpla un oficio o función determinada en un hogar puede recibir hasta mil pesos más que una mujer.

El trabajo doméstico de hombre es pagado con un diferencia superior de mil pesos al del femenino.
El trabajo doméstico de hombre es pagado con un diferencia superior de mil pesos al del femenino.

El salario de un domestico es superior al de la mujer

En México es clara la diferencia del salario del hombre al de una mujer, sobre todo si se refiere al que se realiza como doméstico; de esta manera resulta que el hombre puede percibir hasta una diferencia superior de mil pesos al salario que obtiene una mujer como domestica.

Dentro de las funciones que realiza el hombre doméstico están las de jardinero, vigilante y chofer y por esa labor pueden ganar 4 mil200 pesos, superando así el salario de la mujer, que muchas veces, implica mayor actividad y desgaste.

Otro de los puntos observados que estas personas, en un 96% han pertenecido al sector informal, por lo que no están preparados para este tipo de actividades dentro del hogar, esto se recoge de los resultados de la Encuesta Nacional de Ocupación y Empleo (ENOE) con datos hasta del primer semestre del 2021 de parte de Inegi.

Diferencia de mil pesos

La encuesta estima que en México existen alrededor de 2,2 millones de personas de 15 a más años, que se ocupan en labores de doméstico remunerado; de esta manera representan un 4% del total de la población (± 53 millones de habitantes) ocupada en el país.

También, el Inegi estima a través de sus resultados, que un número mayor de personas realizan este tipo de trabajos dentro de su hogares, sin ser remunerados.

La encuestadora ENOE, según las anotaciones determina que los hombres y mujeres que tienen el trabajo doméstico como empleo perciben un promedio de salario de 3mil 300 pesos hasta 4 mil 200 pesos.

De todo esto se deduce que el sexo masculino recibe una mejor remuneración en trabajos domésticos que el que recibe el sexo femenino en este mismo tipo de trabajos; es así como el salario del hombre puede llegar a 4 mil 200 pesos y el salario femenino llega a 3 mil 200 pesos, habiendo una diferencia de mil pesos entre cada uno.

Por lo tanto, las actividades que ocupan al hombre como la jardinería, el servicio de chofer y la vigilancia reciben mejor y mayor remuneración mensualmente.

Predominio femenino

Según los datos registrado, el trabajo doméstico es de ocupación femenina ya que un total de 1,9 millones de personas del sexo femenino de más de 15 años están ocupadas en un 88% en estos puestos, ocupando el hombre el 12%.

Otro registro, es el números de horas de trabajo realizado, indicando que este tipo de ocupaciones se llevan 30 horas semanales; a diferencia de las 39 horas semanales del trabajo doméstico masculino, dando diez horas más de la labor femenina; de manera semanal.

De esta forma, la razón principal de la diferencia de salarios es que la jornada de los hombres a nivel doméstico es más larga (promedio de 46 horas), en cambio las empleadas domésticas laboran un promedio de 30 horas.

Diferencias salariales

Definitivamente, las mujeres en México y en otros países de las Américas no ganan lo mismo que los hombres, en estos últimos años, la participación de la mujer mexicana en el mercado laboral ha aumentado cada vez más; sin embargo , continúan las diferencias en el salario promedio entre hombres y mujeres.

Es así como la ENOE considera que la variación no es considerable y continua habiendo un gran distanciamiento entre lo que gana el hombre y una mujer. Esto se ha visto, mucho más en tiempos de pandemia y de las crisis generadas por esta.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *