El Pelusa perdió su último juego

El Pelusa perdió su último juego

Diego Armando Maradona, “El Pelusa” perdió su último juego. El jugador de fútbol, de 60 años, murió de un paro cardiaco – respiratorio. Durante su vida enfrentó a múltiples contratiempos de salud que lo llevaron a vivir bajo medicamentos, hospitalizaciones y en su frustración, ha refugiarse en una vida llena de excesos y altibajos de salud.

Una vida desordenada y llena de excesos complementaron su vida
Una vida desordenada y llena de excesos complementaron su vida

Su último juego con la salud

La noche del martes, Diego Maradona, fu sometido a una cirugía para tratar un hematoma subdural que le hallaron al realizarle un chequeo general. Sus problemas de salud fueron su mayor rival y al enfrentarlos se hundía más en los excesos que perjudicaban aún más su salud.

El ídolo del fútbol argentino y del mundo, considerado uno de los mejores en su género, paso a lo largo de su vida por múltiples problemas de salud que le ocasionaban los excesos de vida llena de drogas y alcohol. En distintas ocasiones estuvo al borde de la muerte; pero, lamentablemente el día martes ya su cuerpo decidió no luchar más.

A nivel mundial se confirmó la muerte de Diego Maradona producida por un paro cardíaco. Luego de ser sometido a una cirugía que corregiría una hematoma subdural que fue detectado en un chequeo de rutina luego que se internara por un diagnostico de deshidratación y anemia.

En los últimos años, Diego Armando Maradona presentó graves condiciones de salud, sus numerosos males médicos lo hicieron padecer a lo largo de su vida.

Años de excesos y condiciones adversas

Es así como en el año 2000, Maradona empieza a sufrir de una condición cardíaca por efecto de sobredosis, en el balneario uruguayo de Punta del Este; motivado al daño crónico debe seguir un prolongado tratamiento en la ciudad de La Habana.

Cuatro años después, y con un peso aproximado de 100 kilos que le provoca otra crisis cardíaca y respiratoria en la ciudad de Buenos Aires, en esta ocasión estuvo al borde de la muerte.

En el 2005 es sometido a una cirugía de by-pass gástrico en Colombia y logra rebajar casi 50 kilos. De ahí en adelante, presenta complicaciones de retención de hierro que lo lleva a sufrir de cuadros de anemia.

Después en 2007 sufrió de un cuadro de hepatitis tóxica aguda producto de los abusos con el consumo de alcohol que lo llevaron a dos internaciones. Es así como debe ser internado en un centro hospitalario psiquiátrico de Buenos Aires.

Una recuperación de gran esfuerzo

Luego de un largo periodo de recuperación, en 2012 debe ser operado debido a cálculos renales en los Emiratos Árabes, siendo entrenador de Al Wasl.

En el 2019, presenta problemas en una rodilla que lo obliga a usar bastón, impidiéndole caminar, por lo que nuevamente es operado y le colocan una prótesis.

Ya en este año, la anemia no desaparece y la deshidratación lo obligan a una nueva hospitalización donde le detectan el hematoma subdural, por lo que va nuevamente a cirugía.

Luego de un día de la operación, el futbolista en su casa, ya en recuperación. Sufre un paro cardíaco-respiratorio perdiendo la vida.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *