El ataque ruso ha dejado el reflejo de lo que significa la acción bélica contra una nación

El ataque ruso ha dejado el reflejo de lo que significa la acción bélica contra una nación

El sur de Ucrania muestra su cara más triste

El sur de Ucrania muestra su cara más triste

Las ciudades sureñas de Ucrania reflejan el horror dejado por la guerra despiadada por el poder; sus habitantes muestran el dolor de ver sus hogares destruidos y sin rastros de lo que unos días atrás significaban para ellos.

El ataque ruso ha dejado el reflejo de lo que significa la acción bélica contra una nación
El ataque ruso ha dejado el reflejo de lo que significa la acción bélica contra una nación

Ucrania desfigurada por efectos de la guerra

Las ciudades sureñas de Ucrania muestran al mundo, el horror y dolor de la guerra iniciada por Rusia en contra del pueblo ucraniano; es así como Odesa y Mikolaiy, ciudades donde se ha podido bloquear el avance del ejército ruso, a distancia les parece una pesadilla la forma dantesca como se encuentran sus ciudades, bajo el efecto del conflicto.

En realidad, el centro de la ciudad de Odesa, un caballete colocado al centro de la singular calle Deribasovskaya, en su alrededor, arena en sacos, el panorama aterrador de la guerra, este escenario es captado por el pintor Viktor Oliynik, en colores tristes de tono  pastel, para dar un rostro de la que en otro tiempo se considero una  joya de la arquitectura del sur de Ucrania.

Recuerdos grabados en obras

Ya solo queda el recuerdo de lugares que se llenaron de gloria, el hotel Bolshaya Moskoykaya, llamado antes “la Casa de las Caras”; donde su fachada de color verde mostraba Art Nouveau,; solo el artista se empeña en revivir esta dura realidad.

El artista comenta, su nuevo estado de ánimos, solía pintar a la Ciudad de Odexa, recuerda cuando sin afeitarse por tres días mostraba su barba y su gorro negro disfrutaba de luz del día ya al caer la tarde, volviendo a la realidad al oír el toque de queda al llegar la noche.

De esta forma, intenta asumir la nueva realidad, de las escenas dantescas que la ciudad refleja, entender que no bastan los pinceles; ahora existen obstáculos y fortificaciones por todo el borde de las calles en los elegantes jardines.

Su forma de hablar, predice que la crisis de esta época pronto terminará, para dar paso a un tiempo de equilibrio; en efecto, contrasta que más arriba, por la plaza de la catedral de la Transfiguración; aún no se pierde la bonita costumbre de los partidos de ajedrez, dominó, backgammon sin perturbaciones, sin pesar en el riesgo de las alertas aéreas.

Tala de árboles de la ciudad

En tan solo un mes, la ciudad de Mikolaiv se transformó, así comentó Vladislay Gaydarji, de 25 años, al sentir el dolor de ver  la ciudad, en ese estado; por tal razón es voluntario y colabora en hospitales y con  las tropas.

Muchos de sus habitantes abandonaron la ciudad, se olvidaron de Odessa, al comenzar la guerra; no soportaron el horror que deja el poder del combate militar y la abandonaron y al regresar no aceptaban lo que la ciudad reflejaba.

La sorpresa de ver las calles con grandes barricadas de acero para atrasar el paso de los vehículos rusos, explicó el voluntario; solo espero que las cosas vuelvan a ser como antes, que las ciudades de Ucrania, puedan recuperar su belleza, incluyendo a Odesa y Mikolaiv.

La realidad de Ucrania

La ciudad de Mikolaiv  ha sido una de las más rudas por asimilar, luego de que su centro fuera bombardeado por las fuerzas militares rusas, si no fuera por el disparo del misil, el día martes, que derribó la sede de la administración regional y dejó un saldo de 28 muertos, la ciudad se mantuviera casi normal.

 Ahora, la acción rusa de destruir la ciudad, se une a la acción de las sierras eléctricas que se han dado a la tarea de  cortar cientos de árboles ubicados en las grandes avenidas y calles de la ciudad; aunque su finalidad no ha sido decretado por el gobierno ucraniano, se especula que la campaña de deforestación es producto de una estrategia militar.

Estrategias sin informar

Por lo menos, una floristas indica la supuesta prevención de alergías de la estación; otros piensan que puede ser para ensanchar las calles y avenidas para aliviar el paso de los tanques militares, y otros más prácticos concluyen que, así se evita que las caídas de los árboles durante los ataques, dañen otras instalaciones o desprendan cables eléctricos o telefónicos.

Sin embargo un servidor de emergencia, Pavel Katsan , expone que la razón  es, cortar el árbol para proporcionar leña a los hombres de la defensa territorial , que son muchos y necesitan protección y calor , desde que se unieron, como voluntarios civiles desde  la invasión rusa, indico.

“Es cierto que en primavera, se cortan para evitar las alergias, pero en esta ocasión es diferente la razón y es mucho más especial”, confirmó el voluntario.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *