Un viaje de 22 años, cierra un sueño convertido en realidad

Un viaje de 22 años, cierra un sueño convertido en realidad

Pareja argentina, luego de dar la vuelta al mundo, regresa a su hogar

Pareja argentina, luego de dar la vuelta al mundo, regresa a su hogar

Estas son las historias que siempre se deberían publicar; alentadoras, cumplimiento de sueños, aventuras y triunfos; así es como, la pareja argentina formada por Candelaria y Herman regresan a casa, luego de 22 años; con cuatro hijos, un perro, un gato y la alegría de haber cumplido un sueño.

Un viaje de 22 años, cierra un sueño convertido en realidad
Un viaje de 22 años, cierra un sueño convertido en realidad

Dar la vuelta al mundo en auto

La pareja argentina formada por  Candelaria  y Herman Shapp llegó a su país, luego de haber partido hace 22 años, con la meta de recorrer el mundo en su auto;  la aventura comenzó el 25 de enero de 2000; su transporte, un auto del año 1928; su meta era recorrer el mundo, darle la vuelta y llegar con la alegría infinita que los alienta a seguir adelante.

En su travesía fueron concebidos 4 hijos, que nacieron en cualquier parte del mundo; su llegada fue celebrada junto a docenas de bicicletas, así mismo los escoltó un grupo de autos antiguos y viajeros felices del triunfo del Herman.

Es así, como la pareja viajera dio por concluido el viaje por los cinco continentes, al llegar, el día domingo, al Obelisco de Buenos Aires; luego de 22 años de travesía, en un coche de modelo antiguo, año 1928.

Inicio de un sueño

Al comentar la proeza realizada; los aventureros dijeron que nunca imaginaron que al salir ese día, regresarían después de 22 años; mucho menos con cuatro hijos y con todo lo que han vivido; aseguran necesitar otro corazón para guardar todo lo aprendido, añadió Candelaria Zapp, de 51 años.

A su llegada, los esperaban más de 300 personas en el simbólico monumento  de Buenos Aires; la familia ya había llegado a Gualeguaychú, zona fronteriza con Uruguay, para hacer su última parada y culminar el recorrido de su sueño de darle la vuelta al mundo.

La pareja, unida en matrimonio, inició el recorrido en ese mismo lugar, el Obelisco de Buenos Aires, la fecha, el 25 de enero de 2000; sus hijos , cuatro en total, nacieron en lugares distintos del planeta; es así como la primera hija, Pampa, nació en Estados Unidos y tiene 19 años; la segunda hija , de nombre Tehue, tiene 16 años y nació en Argentina; Paloma , es la tercera y nació  en Canada y tiene 14 años y Wallaby, de 12 años, nació en Australia.

Ayuda de la gente

Al grupo se le unió Timón, un hermoso perro y luego Hakuna, la gata ambos adoptados en Brasil; en ese país quedaron varados el año 2020 debido a las complicaciones que provocó la pandemia.

Igualmente, Heman Zapp, de 53 años, comenta la forma como tuvieron que quedarse más del tiempo debido, para llegar al punto final del viaje, porque se le olvidó cargar de combustible su Graham –Paige de 1928 al salir de Gualeguaychú.

El viajero comentó que recibió mucha ayuda de la gente; al enterarse que se demoraba en llegar a su punto final por falta de combustible; no había chequeado la aguja y entre tantas emociones lo olvidó, pero enseguida la gente lo surtió y pudieron llegar con éxito.

Un auto abre-caminos

 Los aventureros consideran que el auto que los acompaño en el viaje fue una de las razones por la que pudieron cumplir su sueño; además de aguantar el trayecto de 362 mil kilómetros; por 102 países, y recibir las modificaciones por el aumento de los pasajeros, se comporto a la altura; el modelo original tuvo que ser cortada por la mitad y añadirle 40 centímetros más para agregarle un asiento.

Cumplió su propósito; aunque, el auto, ya no tenía ni buenos asientos, ni buena amortiguación y mucho menos aire acondicionado; su estado lo obligaba a estar alerta; no era cómodo pero si maravilloso; le sirvió como un abre caminos y puertas; se movió en arena, en barro, un todo terreno.

Un matrimonio aventurero

La pareja luego de seis años de matrimonio, con buenos trabajos y una buena casa, lejos de la ciudad de Buenos Aires, decidieron lanzarse a la travesía; ahora, después de 22 años de viaje, cuentan sus anécdotas, de manera divertida.

Se financiaron pintando cuadros con paisajes y aves; Candelaria los pintaba y Herman los encuadraba; los vendían y avanzaban; el progreso del avance era lento pero continuo.

Su futuro  próximo

La pareja cuenta que su actual entrada de ingresos es la venta del libro que escribieron acerca de su viaje, “Atrapar un sueño”; el mismo cuenta minuciosamente cada una de sus experiencias; y es tan interesante que llevan más de 100 mil ejemplares vendidos.

Consideran que en este momento, que ya el viaje terminó, se encuentran a la expectativa; con sentimientos encontrados de lo que harán con sus vidas.

Cumplieron un sueño y lo mejor fue vivirlo; no saben que vendrá, consideran que cambios y miles de  nuevas opciones.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *