La jueza Ginsburg en el momento de su sepelio en los exteriores de la Corte Suprema.

La jueza Ginsburg en el momento de su sepelio en los exteriores de la Corte Suprema.

Trump nuevamente abucheado por el pueblo, en acto oficial

Trump nuevamente abucheado por el pueblo, en acto oficial

Donald Trump, presidente de los Estados, es nuevamente abucheado al llegar al funeral de Ruth Ginsburg, juez de la Corte Suprema conocida por su posición feminista. La destacada juez fue expuesta en el exterior de la Corte Suprema.

La jueza Ginsburg en el momento de su sepelio en los exteriores de la Corte Suprema.
La jueza Ginsburg en el momento de su sepelio en los exteriores de la Corte Suprema.

Nuevamente Trump es abucheado por el pueblo

La visita planificada por Donald Trump al féretro de la juez Ruth Bader Ginsburg, de 87 años, fue interrumpida por el abucheo que le propinaron al presidente a su llegada al lugar. Trump llevaba un cubreboca negro y a su lado lo acompañaba la primera dama, Melanie Trump. Su visita tuvo como fondo, los gritos, abucheos y cantos que manifestaban el rechazo total del grupo, al mandatario. Sus cantos y consignas de “voten para echarlo” cada vez se hacían más fuertes, como un especie de tributo para la juez liberal.

De esta manera se evidenció el rechazo hacia el presidente y la importancia emblemática que tuvo para este grupo el fallecimiento de la jueza Ginsburg; por lo que lo tomaran como un paso para las elecciones del 3 de noviembre.

Por otra parte, el mandatario ya ha nombrado dos integrantes para la corte desde que subió al poder, en el año 2017, y anunció que procederá a colocar el sustituto de la juez fallecida para el día sábado, a solo una semana de su fallecimiento. Táctica muy conveniente de sustituirla rápidamente a menos de dos meses de los comisios.

Acelerado por sustituirla

Es así como impulsa la discordia entre demócratas y republicanos , ya que a Trump no le importa ser criticado en los últimos días, ya que no cumple con el deseo de Ginsburg al final de su vida, tal como expresó su nieta, de que deseaba ser sustituida por alguien que fuera escogido por el próximo presidente del país.

Trump reformula su paso electoral, busca la reelección a pesar de la pandemia que ha acabado con la vida de más de 200.000 personas en el país y de ser el testigo presencia de la devastación de la economía.

Bill Clinton eligió a la juez en 1993; es decir un presidente demócrata escogió al ídolo de los liberales, en el momento en que la corte se manifiesta con una tendencia más conservadora. Al morirse la jueza , el primer impulso de los demócratas es intentar que la gente con esa tendencia se haga presente aún mas en las urnas electorales; de la misma manera se pretende que las donaciones aumenten en pro de las campañas.

Mas que una juez

Líder incontestable del sector progresista, actualmente en minoría, Bader Ginsburg era más que una juez en Estados Unidos, Su discreto pero eficaz activismo legal por los derechos de la mujer en los setenta, no en las calles sino en los tribunales, resurgió ante la opinión pública con fuerza durante el último decenio de su vida a raíz de sus sonados disentimientos de las opiniones del tribunal, escorado progresivamente a la derecha.

A sus 80 años , la jueza se convirtió a en algo parecido a un icono pop o a una estrella de rock, una inspiración para millones de mujeres y un modelo de resiliencia ante la adversidad.

Es así como su vida ha sido recreada, analizada y celebrada en infinidad de libros, cuentos infantiles, películas, documentales y teleseries.

Días antes de la elección de 2016, precisamente cuando Trump llegó a la presidencia, Ginsburg había criticado a Trump y lo calificó de “impostor” en una entrevista. Así es como Trump le contesto a través de las redes sociales un twiter que indicaba que la jueza no estaba en su sano juicio. A los días la juez se disculpó y comentó que sus comentarios fueron desacertados.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *